¿Cómo ser un emprendedor sostenible?

La actividad emprendedora es esencial para el necesario cambio de modelo socioeconómico, desarrollar acciones que fomenten el espíritu emprendedor es la manera de cambiar las cosas y el emprendedor es la mejor fuente de oportunidad.
Sabemos que existen oportunidades de negocio en sectores, servicios y tecnologías basadas en la sostenibilidad: el emprendimiento verde. Este emprendedor, ha adquirido especial relevancia en los últimos años  introduciendo nuevos valores y labores en las empresas que colaboran con el crecimiento sostenible. Transformar o renovar algunos sectores económicos es clave en el asentamiento de la economía circular.

La meta en la actividad emprendedora ha de ser la consolidación, ya que con ello viene el cambio y empuje socioeconómico. Hay que apostar por nuevos sectores estratégicos y ser innovadores. Son muchas las ideas de negocio que no logran prosperar por falta de una buena planeación, así como de buenas prácticas de gestión empresarial y sostenible. De acuerdo a algunas recomendaciones brindadas por la Cámara de Comercio de Bogotá quisimos compartir con ustedes algunos consejos para que sus empresas, además de ser sólidas y sobresalir en el mercado sean ambientalmente responsables.

No basta con tener una buena idea para comenzar un negocio. Detrás debe existir todo un andamiaje que le permita a la empresa autosostenerse y crecer de manera sólida. 

  1. Identifique un problema o una necesidad que no esté siendo satisfecha de una manera óptima en algún cliente. Este es el punto de partida para un emprendimiento exitoso.
  2.  Analice cómo generar un prototipo o una posible solución a esa necesidad. Ojalá un prototipo a bajo costo o de baja resolución pero con la calidad necesaria.
  3. Plantee qué necesita para poder ofrecer esa solución.
  4. Defina bien y tenga muy en cuenta quién es su público objetivo, cómo le va a llegar al consumidor, cuánto puede costar la solución, qué es lo que puede vender y en cuánto lo puede comercializar, cómo sería su modelo de monetización. Determine además, quién puede ser su aliado, pero también su competencia y con esto construya una propuesta de valor diferenciada.
  5. Láncese a un prototipo de alta resolución, a través de la construcción de una solución funcional.
  6. Arrójese al mercado intentando vender su producto o servicio a alguien.
  7. Escuche muy bien a la persona a la que intentó comercializarle su idea: por qué se lo compró o por qué no, qué debilidades encontró y qué fortalezas. La idea es que lo retroalimente. Tenga entonces la suficiente flexibilidad para amoldarse muy bien a la solución.
  8. Haga los ajustes pertinentes.
  9. Incorpore buenas prácticas de gestión empresarial, es decir, preocúpese por temas como el flujo de caja, la cartera, los impuestos, las nóminas, etc.
  10. Esté dispuesto a crecer. Hay muchos empresarios que se lanzan al mundo del emprendimiento y crecen muy rápido, pero desordenadamente, y otros que se estancan por miedo a crecer. La evolución debe hacerse bien, a partir de un buen proceso.
    Asegúrese de que su empresa tenga en consideración los siguientes factores:
    Consumo responsable, materias primas cercanas, producción menos dañina para el medio ambiente, planes estratégicos sostenibles que reduzcan el impacto ambiental y reciclaje.

Asegúrese de que su empresa tenga en consideración los siguientes factores:
Consumo responsable, materias primas cercanas, producción menos dañina para el medio ambiente, planes estratégicos sostenibles que reduzcan el impacto ambiental y reciclaje.

Cuando el emprendedor contribuye aportando ideas y soluciones que crean valor ambiental, y lo hace de manera sostenible, estará resolviendo problemas de la sociedad y ambientales desde una perspectiva económica. Sin embargo, la actual actividad emprendedora sostenible no es suficiente, debemos seguir avanzando en la generación de impactos positivos en el desarrollo social, económico y ambiental.
En conclusión, para que tu emprendimiento sea sostenible, debe ser un motor de ideas que se transforman con el entorno y que generan impactos positivos de acuerdo a lo social, económico y ambiental. Así que es muy importante que hagamos una reflexión sobre el emprendimiento sostenible, pues no podemos dejar esta actividad como una práctica aislada de las empresas o de algunos sectores económicos, debemos atender al emprendimiento sostenible y que éste vaya acompañado de políticas y planes estratégicos de desarrollo empresarial.

 

Fuente: Perspectiva