Siguiendo una Conversa Solidaria: Educación y Liderazgo para fortalecer la intercooperación

Encontrando caminos solidarios en ésta época de pandemia, surgió hace poco la Conversa Solidaria, una reunión en línea, que se convirtió en un programa semanal, dirigido por Darío Castillo, destacado cooperador e internacionalista, residente en Canadá, quien lo inició con el apoyo
de la Universidad Antonio Nariño, de Colombia y con la participación de Mauricio Navas, administrador y líder de nuestro periódico Perspectiva. Este interesante programa es hoy un espacio de diálogo al cual se han ido sumando diferentes integrantes de la economía solidaria y organizaciones de diferentes países.
En el programa se trata una variedad de temas con lo que se pretende, además de analizar la problemática de este importante sector, encontrar iniciativas y propuestas para generar sinergias que permitan marcar un derrotero en ésta coyuntura de dificultad e incertidumbre de la humanidad y particularmente de las formas empresariales sociales y solidarias en esta región.
En esta oportunidad se hará referencia al programa en el que se abordó el tema de la Educación y el Liderazgo para fortalecer la intercooperación. Con la participación de la invitada principal, María Eugenia Pérez, Directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Cooperativas, ASCOOP y
Presidenta del Comité de igualdad de género de la Alianza Cooperativa Internacional, ACI, se dio la intervención y debate entre líderes y cooperadores de México, Costa Rica, Argentina y Colombia.
A manera de resumen de los diferentes puntos de vista y aportes a la discusión de este coyuntural tema, a continuación se consigna de manera libre el aporte de la invitada y de los asistentes que intervinieron, en procura de compartir con los lectores los aspectos más sobresalientes de esta Conversa, que les permita formarse su propia opinión.

De los argumentos del moderador:

· El líder es el que tiene seguidores, los líderes son los que generalmente dan línea. El liderazgo de representación gremial implica un desafío muy grande de cara a las necesidades y urgencias del sector. Tenemos el desafío de construir un liderazgo diferente o ¿cómo estamos, estamos bien? o ¿se puede mejorar? ¿Cuál es esa visión de liderazgo que la convoca y que se
debe transformar?

De las intervenciones de María Eugenia Pérez destacamos las siguientes expresiones:

· La educación es el cambio, es un tema importante. Los nuevos líderes tienen poca información cooperativa, sólo tienen capacitación empresarial, lo cual es un gran riesgo para el sector. La preocupación de estos líderes es por el volumen de excedentes, olvidando el tema cooperativo para los asociados.

· Hoy nos han cambiado los paradigmas, pero el liderazgo cooperativo no ha cambiado y tenemos que cambiar muchas cosas. El liderazgo gremial hace incidencia en las políticas públicas, debemos hacernos visibles y actuantes en las políticas públicas. Vivimos como en una célula, hacemos mucho por los nuestros pero no somos visibles ante el Estado y las políticas públicas; hay que incidir en las políticas públicas y fortalecer el cooperativismo mediante la integración. Incidir en los planes de desarrollo en los distintos niveles, lo que implica inclusión social, inclusión económica. Somos un buen proyecto empresarial para el desarrollo social. Se hace necesario tener una visión de corto, mediano y largo plazo, debemos estar claros en los dos mundos: en el mundo cooperativo y en el mundo de lo público. Podemos hacernos más visibles y de impacto en nuestras comunidades, para construirles un mejor estar, unas mejores condiciones, para subir el nivel de vida de la gente.

· Se necesitan líderes con visión, con nuevas posturas, que hagan innovación. El Covid-19 nos muestra que el mundo cambió, que debemos tener una visión distinta para ver cómo cambiamos. Si no tenemos esa visión para trabajar en equipo, la integración a veces se convierte en un discurso. Tenemos líderes que siempre han estado pero se requiere trabajar en equipo, tener claridad de lo que se quiere. Es necesario borrar ese individualismo que muchas veces tenemos, si cambiamos podremos alcanzar una visibilidad real, hay problemas de idiosincrasia, individualismos; nos frena el liderazgo que podríamos tener como sector,
tenemos que ceder muchas de las cosas para trabajar en equipo. Hay empresas muy exitosas, pero no lo son todas. Tenemos que trabajar, decirnos las cosas, trabajar para lograr esa unión para un liderazgo propositivo y benéfico para el sector. El cooperativismo financiero puede
tener mucha responsabilidad y oportunidad para apoyar otros sectores, el productivo, el agropecuario, el trabajo asociado que ha sido estigmatizado. Debemos hacer un liderazgo colectivo donde tengamos unas banderas, rompiendo las dificultades que tenemos.

El liderazgo del sector solidario.

· Necesitamos formación cooperativa de los líderes y tener contacto con los asociados. No tenemos que pensar en chiquito, somos una economía para hacer grandes desarrollos en lo social y lo económico. Nos hace falta la construcción de redes de integración cooperativa. En este tema la ACI lucho mucho, promoviendo cooperativista compra cooperativo, redes.
Debemos comprar lo cooperativo pero exigir, buscar el progreso de la cooperativa y el bienestar del asociado. A la mujer hay que darle el rol que se merece, que le corresponde; somos la mitad de lo cooperativo, hay que buscar una equidad consciente y responsable; también convocar a los jóvenes, buscar herramientas que vitalicen ese vínculo. La tecnología nos obligó, para nosotros es muy importante el contacto y nosotros debemos cambiar, es un punto de quiebre, buscando ser sincrónicos, generar unos liderazgos gremiales. Ahora estamos muy unidos haciendo consensos entre Ascoop, Confecoop, Fecolfin, Analfe, las mutuales, etc.

De las intervenciones de asistentes de Argentina, Colombia y México:

· Qué tipo de liderazgo necesitamos. El sector cooperativo tiene la semilla del cambio y la transformación, pero debe abrirse de conceptos; orientarse al bien común y que trascienda.
Llamo la atención en que la educación no es suficiente. Habría que cuestionar cómo estamos haciendo la educación y la formación. Mi gran aprendizaje es que puedes hacerlo más didáctico y se es exitoso o no se es. El problema está en la persona, en su contexto, su trayectoria personal y profesional, esto es lo determinante en su papel. Al tema de la meritocracia le tenemos que dar un revolcón, la meritocracia basada en cartones no es garantía, necesitamos agentes de cambio. Pensemos e innovemos en la forma de ver la educación e identificar nuevos liderazgos. Carlos Gofrey.

· Todo el mundo dice que se está cambiando con la pandemia. Pero, la mujer siempre ha sido la líder y siempre han dicho la última palabra; la mujer rural puede ser mayoría y determinante, tienen el liderazgo. En el cooperativismo el liderazgo no debe ser de personas sino de grupos.
Un maestro decía que quizá si a los miembros les preguntaban la definición no la decían pero la sentían en la vereda. José Tamayo.

· El liderazgo lo relaciono con la planeación. En 1931 se legalizó la primera ley cooperativa, la 134, en la que tuvo especial participación Francisco Luis Jiménez, abogado. Después de mucho trabajar creando cooperativas de consumo, cooperativas de caficultores y muchas otras, afirmaba que las cooperativas deberían participar por lo menos en el 15% del PIB y hoy vemos que no hemos avanzado casi nada, no llegamos ni al 1.8 % del PIB. Si el cooperativismo no tiene significancia económica, pues, no la tiene. Éste debe desarrollarse a través de un plan por organizaciones sectoriales, por líneas: producción, agrícola, industrial, financieras, ahorro y crédito; participar con un plan sectorial para formular un plan nacional global. A la par de los planes de desarrollo y la puesta en marcha se van formando los liderazgos por sectores. Liderazgos reales, auténticos, en la realidad. La gente que se va formando como líder en su cooperativa; en su sector y a nivel nacional, si la base es fuerte. Esto es, planeación seria. Guillermo Murillo.

· El liderazgo en cualquier organización no se otorga sino que se gana; no es una concesión que se deba dar a nadie. Como que no se ha detectado la nueva realidad económica que se está imponiendo. La solución es que los gobiernos nacionales sean accionistas de las grandes empresas, dándoles financiamiento. Pero, no se da como solución que las empresas se conviertan en cooperativas. Porque las cooperativas no se hacen visibles a los entes políticos.
Les falta audacia política, hacerse presentes socialmente, expresar el valor de la cooperativa como expresión económica. Las líneas globales de producción están ligadas a la industria de los Estados Unidos. En La ruptura de las líneas de producción las cooperativas no aparecen como alternativa. Carlos Rodríguez.

· La mayor preocupación es cómo hacer crecer al sector cooperativo en su conjunto, pero se han cambiado los planes por la pandemia. Tenemos una oportunidad histórica como nunca antes.
En Argentina, hoy ocupamos el 10% del PIB y estamos llamados para organizar fuerzas de trabajo para poder incluir a trabajadores informales y sostener la vida de unas empresas que tienen dificultades financieras. Las cooperativas están bien ubicadas como sector privado, con tradición de más de un siglo; somos empresas asociativas y solidarias que reinvierte el excedente en nuestras organizaciones. El liderazgo es un asunto de confianza de sus asociados en sus dirigentes. Soy empresario con mirada social. Cómo hacemos para convencer a los no cooperativistas, porque tenemos muy buenos discursantes para nosotros mismos, pero tenemos que ir a los no cooperativistas, será más útil para los hijos y los nietos. Rubén E. Zeida.

· Siempre aprendo, debemos encontrar el clic y lo vemos en los espacios de formación. Las nuevas generaciones no tienen la experiencia. Lo más importante es la eliminación de los prejuicios y practicar lo que somos y hablar con la ley. Correlación directa entre educación financiera y solidaria y la reducción de la morosidad en las cooperativas.

 

Fuente: Perspectiva