En situaciones de crisis la educación encabeza la lista de prioridades

Con una estrategia fundamentada en la educación y el liderazgo, la economía social y solidaria en esta coyuntura de dificultad e incertidumbre de la humanidad debe marcar un derrotero que contribuya al salvamento y a la sostenibilidad de las formas empresariales sociales y solidarias en la región.

Como bien se sabe, en materia de educación la UNESCO, tiene una función de liderazgo en la promoción de la educación de calidad para todos – niños, jóvenes y adultos – a largo plazo y su labor se inscribe en el marco de la Agenda 2030 de Educación cuyo objetivo es ‘fomentar sistemas educativos más resistentes y adaptados para hacer frente a los conflictos armados, los problemas sociales y los desastres de origen natural, así como garantizar que la educación se mantenga en medio de situaciones de crisis, durante y después de los conflictos armados’…Aún en caso de una situación de crisis sin precedentes, cuando las comunidades lo han perdido todo, la educación sigue encabezando la lista de prioridades para las familias.

Acogiéndonos a estos postulados, las cooperativas y demás formas asociativas que existen en nuestras comunidades, no solo por principio cooperativo, sino por oportunidad, deben tener la educación como herramienta fundamental para recuperar y proyectar el movimiento en esta incertidumbre.

Ahora bien, considerando los datos del Instituto de Estadística de la UNESCO, la pandemia de COVID-19 ha provocado uno de los mayores trastornos de la educación que el mundo ha conocido, afectando a más del 90% de la población estudiantil mundial. Numerosos países optaron por la educación a distancia en línea para garantizar la continuidad del aprendizaje.

No obstante, unos 826 millones de alumnos (50%) de los alumnos que permanecieron fuera de las aulas debido a la pandemia no tienen acceso a una computadora en sus casas. Alrededor de 706 millones no tienen acceso a Internet y 56 millones viven en regiones no atendidas por las redes móviles. Muchos países han tenido que encontrar rápidamente soluciones eficaces a esta situación, y la televisión y la radio han demostrado ser una buena alternativa cuando el aprendizaje en línea no es posible.

Y ¿Las entidades sociales y solidarias han reflexionado sobre sus necesidades? Porque debemos ser conscientes que en el sector social y de la economía solidaria la brecha tecnológica actualmente sigue siendo profunda y no sería desproporcionado acudir también a programas de televisión y/o de radio para generar un proceso de formación y aprendizaje a distancia para los asociados, funcionarios y directivos de estas organizaciones.

Haciendo un barrido de las necesidades en esta materia es posible pensar en adelantar programas elaborados para proporcionar una capacitación y aprendizaje intergeneracional, en el que se prioricen las competencias para adelantar acciones conjuntas, de trabajo en equipo y donde los jóvenes aprendan de los mayores las experiencias y los jóvenes aporten su conocimiento actualizado y su empuje para desarrollarlas. Además, se requieren herramientas y contenidos educativos adecuados y acordes a la radio y la televisión.

Para implementar otras formas de educación mediadas por la tecnología, el sector ya cuenta con plataformas o entidades de servicio que las pueden apoyar para adelantar procesos de capacitación virtual o en línea, pero esto será posible para cierto grupo de organizaciones y asociados, no para todos.

Se requiere un liderazgo que concite la unión

En el sector social y de economía solidaria se requiere de un liderazgo para formular una estrategia de formación y educación para la solidaridad y la cooperación que introduzca y emplee diversos métodos y pedagogías acordes a las necesidades planteadas. Esto requiere de la colaboración entre las organizaciones representativas, los medios o canales difusores, las autoridades y los docentes o prestadores de los servicios educativos. Se debe estructurar un trabajo en equipo que se complemente y asuma el desarrollo de un programa de gran alcance y cobertura, que permita llegar a todas las regiones y niveles sociales componentes del sector social y solidario, empleando diversidad de programas que incluyan elementos interactivos para captar la atención de los beneficiarios, proporcionar plataformas con miras a intercambiar informaciones y experiencias entre las diferentes regiones utilizando aplicaciones o vídeos y relatos de diverso corte.

En definitiva, también es posible asegurar que el empleo de la radio y la televisión como soluciones de aprendizaje a distancia son una excelente opción para contrarrestar la brecha digital en el sector social y solidario y llegar a los asociados más alejados y desconectados digitales.

Así, como la UNESCO tiene el Grupo de Amigos por la Solidaridad y la Inclusión en la Educación a la Ciudadanía Mundial a través de una plataforma abierta a todos los Estados Miembros de la UNESCO, las entidades sociales y de economía solidaria deberían fortalecer su propia iniciativa que comenzó con la Campaña por un Curriculum de la Economía Social y Solidaria Global que tiene como objetivo analizar y socializar los avances y articulaciones en los territorios, sobre la educación pertinente para la solidaridad y analizar nuevas incorporaciones y alianzas en el camino hacia el Foro Social Mundial de Economías Transformadoras, para reflexionar y planificar colectivamente desde distintas miradas y corrientes a nivel internacional.

¿Por dónde comenzar?

La Educación, formación e información a todos los niveles de la estructura de la organización como quinto principio, es la regla de oro para iniciar, estructurar, consolidar, fortalecer y proyectar el negocio cooperativo orientado al mejoramiento de la calidad de vida de sus miembros y de las comunidades en general. Con la educación cooperativa podemos acabar con la pasividad en la participación, la apatía, la falta de compromiso e interés de los asociados, el desconocimiento del concepto solidario como herramienta para el desarrollo. A manera de ejemplo, en el siguiente cuadro incluimos algunos de los temas que sin ser tradicionales en la agenda educativa de las entidades sociales y de economía solidaria también se deberían tomar en cuenta en un proyecto de formación y capacitación para todos.

https://es.unesco.org/themes/educacion-situaciones-crisis
https://es.unesco.org/news/aprendizaje-conducto-radio-y-television-tiempos-del-covid-19
https://es.unesco.org/news/creacion-grupo-amigos-impulsar-educacion-ciudadania-mundial-despues-pandemia-covid-19
https://transformadora.org/es/event/campana-por-un-curriculum-de-la-ess-global

Siguiendo una Conversa Solidaria: Educación y Liderazgo para fortalecer la intercooperación.

Fuente – Perspectiva
Columna- Carlos Pineda.