Para emprendedores: como crear una empresa en Colombia.

En junio de 2020 la creación de nuevas empresas presento un repunte de un 11.5%, los sectores de mayor crecimiento fueron e comercio no especializado de alimentos y comercio al por menor de prendas de vestir, esto de acuerdo con las cifras presentadas por la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras). El repunte es relevante si se compara con las fuertes reducciones presentadas en los meses de marzo y abril de este año
Somos un país de emprendedores y gracias a los cambios en los últimos años en Colombia crear una empresa es un proceso bastante eficiente, es por esto que les presentamos una guía para crear una empresa en Colombia.

Claro, lo más importante ante de hacerlo es tener muy claro el modelo de negocios que se pretende y la actividad comercial que se desarrollará, sustentarse en un buen caso de negocios, tener claros los aportes de capital y los socios con quien se emprenderá.

Si se desea empezar una empresa, una alternativa interesante es pensar en constituir una S.A.S (sociedad anónima por acciones simplificadas), un modelo de sociedad que actualmente cuenta con beneficios tributarios y presenta mayores oportunidades a los emprendedores.

Entre los beneficios con que cuenta este modelo están que una S.A.S. puede constituirse por un solo socio titular que puede personalizar su manejo según su criterio y situación. Además, es fácil de crear, mediante documento privado minimizando los costos, en conclusión, el modelo actual más adecuado para nuevos empresarios.

Entremos en materia, para construir el documento privado, denominado estatutos, se debe tener claridad sobre el objeto social, los accionistas, el capital de la empresa, la vigencia de la misma, la definición de roles de los accionistas, funcionamiento de la empresa, comportamiento sobre posibles escenarios en donde se generen conflictos societarios, también los aportes en bienes inmuebles o intangibles.

Los estatutos como ya vimos son el documento privado de constitución de la empresa y aquí se establecen las características de que vimos anteriormente, de cumplirse también con algunos requerimientos legales como el nombramiento de un representante legal, revisor fiscal, junta directiva, facultades de la gerencia, estas condiciones regirán el comportamiento comercial de la empresa, una vez firmado este documento se presenta en la Cámara de Comercio correspondiente al domicilio de la empresa.

Radicado el documento en la cámara de Comercio se procede con la cancelación de los impuestos a que haya lugar por concepto de registro.

El siguiente paso y después de contar con registro y RUT es tramitar ante la DIAN, la resolución de facturación, para esto se debe presentar el certificado de existencia y representación legal expedido por la Cámara de Comercio. La resolución de facturación es la autorización de la DIAN para la empresa pueda emitir facturación.

Las personas jurídicas tienen la obligación de llevar una contabilidad que soporte las operaciones de su actividad comercial, se debe realizar la apertura de la contabilidad mediante la generación de los balances iniciales en los que deberán mostrarse los aportes iniciales del o los socios. Importante contar con un contador con experiencia.

Es el momento que la empresa escoja un banco y con los documentos de la empresa se apertura una cuenta bancaria.

De la mano del contador de la empresa se debe iniciar con la planeación tributaria, en este momento, se deben conocer los diferentes tipos de impuestos, su periodicidad y tasa. Anualmente deben pagarse los impuestas de retan y patrimonio. Además de la declaración anual de industria y comercio (impuesto municipal). Igualmente, de manera periódica deben presentarse las declaraciones de retención en la fuente, Autorrenta, IVA e impuestos específicos de la actividad comercial de la empresa como por ejemplo Impoconsumo.

Por último y de acuerdo con la actividad comercial desarrollada deben identificarse permisos generales o especiales, esto último en caso de dicha actividad sea vigilada, como por ejemplo: restaurantes, servicios de salud, fondos de inversiones, exportaciones o importaciones. Algunos permisos especiales son: registros sanitarios, registros de Invima, usuario aduanero, etc. Siempre se debe tener un asesor con experiencia y de confianza para conocer estos requisitos y no cometer errores que puedan generar situaciones complejas.

Por: Hugo Polanía- Jefe comercial y de Mercadeo de Conectamos Financiera